Cuéntame una historia #31: No nos engañemos

– Me aburro, mucho, muchísimo, una cantidad desmesurada e incalculable. Siento que me muero, esto es peor que si me quitan el papel higiénico. Para los que no estáis activos recientemente, se utiliza para darle patadas como si fuera una pelota. Y no solo eso, también para retar a tus amigos por Instagram para que hagan el mongólico y así comprobar que puedes cumplir el reto que te proponen. O que me quitasen las historias de Instagram, para dibujar a un tomate o a una zanahoria. Y con esto, etiquetar a tus amigos para comprobar si saben dibujar hortalizas. Ya que, es buen tiempo para saber si tus amigos saben que es un tomate o una zanahoria y así de paso, compruebas si tus amigos son cultos. Me gritan mis adentros, ¡ah, espera!, que son mis tripas que dicen que es la hora de comer. Vale, ahora vuelvo. Por cierto, me llamo Nathan, pero prefiero que me llamen PET (Psicópata experto en Tontos). 

Vale, pensándolo mejor, os comento mientras como una porción de pizza fría de ayer, que sobró del botellón que hicimos con unos amigos a escondidas. Que, por cierto, fue en el garaje de Marshall, por si os interesa, que renta muchísimo y además la pasma no llega. 

Bueno, bueno, que me enrollo, me sigo presentando. En verdad, todo el mundo puede saber quién soy en Instagram. Algunos me consideran, “influencer”. Pero yo no soy orgulloso, bueno un poco, pero eso no viene al caso. Aunque mi situación sea muy lamentable y solo piense en matar a mis profesores por tantos trabajos que me envían, además de eso, escribo. Pensareis “¡Woooow, pero si sabe escribir!”. Pues, si, sé escribir. 

Y aparte de eso, rapeo. Ya os he disgustado, ¿verdad? Pues que sepáis, que ahora eso es lo que marca, y que sienta mejor rapear que pensar en vainas como sorprender a un ti@ o pensar a quien me tiro después de que acabe estos días de pleno “aburrimiento”. ¿Por qué lo pongo en comillas?, pues porque no lo pienso así, es más lo veo más una oportunidad para retarte a ti mismo. Pensareis que estoy contradiciéndome o que estoy loco, pero ahora tenemos más libertad que nunca. Tenemos las medidas necesarias por fin para hacer lo que nunca hemos hecho, ya no nos tenemos que limitar con el “no tengo tiempo”, ahora es el momento de darnos cuenta cuanto valemos. 

Marshall reaccionó a tu historia- 

+ Muy bonita la teoría, pero no veo la práctica, si quieres tener visualizaciones, hazlo más 

creíble – reclama Marshall 

– ¡Rayos!, pues hazlo tú vago, que mucho criticar, pero poco me ayudas para patrocinarnos – refunfuñe 

+ Vale, vale, no te pongas así, a ver que tal esto… 

+ Mirar chavales, que os parece si os planteo una situación: Si tuvieseis que presionar el gatillo, solo una vez, apuntando a lo que verdaderamente siempre quisisteis. ¿Qué haríais? 

Pensadlo, un momento. ¿Ya lo pensasteis?, pensadlo mejor, anda que de verdad merece la pena intentarlo. Bien, ¿Dispararíais o dejaríais escapar esa oportunidad? 

Preguntareis (o al menos eso espero) ¿disparar? mmm … ¿A qué? Pues bien, disparar con una pistola a tu objetivo. Ya que, mucho decir marcarnos objetivos, pero nada de atraparlo o dispararlo. Así es, mirar el objetivo y dispararlo. Antes de disparar, como solo tenemos una oportunidad, necesitamos comprobar que distancia precisa necesitamos, a que altura, etc. Necesitamos, tomarnos nuestro tiempo para estar seguros que va a ser correcto. Ya que, solo tenemos un disparo y tiene que ser preciso. Ahora bien, todos los cálculos que necesitamos son los pasos que debemos marcarnos para cumplir lo que de verdad deseamos. ¿Y lo mejor? Que, en la vida real, no solo tenemos un disparo sino miles, pero 

debes tratarlos como si fueran el único. Y ahora mismo, tenéis el tiempo para plantear como disparar y cuando se acaben estos días de quedarse en casa o si se puede hacer ahora, hacerlo realidad. 

Así que, ¿por qué no empezar ya? 

Reaccionaste a la historia de Marsh– 

– No está mal cretino, pero seguimos con el mismo número de seguidores. Igual, pensando 

lo que hemos dicho, ahora falta que nosotros lo pongamos en práctica. Que, si nos paramos a pensar, creo que no hay nada de lo que nos sintamos orgullosos. Simplemente, todo el mundo sabe la teoría, pero muy poca gente sabe aplicarla y formarlo parte de su vida. Para que la gente se dé cuenta, creo que deberíamos hacerles ver que nosotros podemos hacerlo y ser ejemplo. Si no, ¿de qué nos sirve lo que decimos, sino nos 

diferenciaríamos? Que te parece, ¿nos ponemos ese reto? A lo mejor, así conseguimos mejorar e incluso ganaríamos fama. 

+ Buena idea, PET, aunque no sé muy bien como empezar, ahora lo único que hago es 

despertarme tarde, intento saciarme con porquería, pero lo que de verdad me llena es estar contigo y nuestro grupo echándonos unas risas en el garaje y fumándonos unos buenos petas. 

– Eso está muy bien Marsh, ¿pero no te parece que eso es insuficiente? No sé, yo tenía pensado otra cosa, a ver qué te parece. Bueno, sabes que mi familia, es complicada. Soy el menor de seis y todos han hecho cosas extraordinarias, mientras que yo… bueno, soy yo. Tengo las expectativas muy altas y no sabes el miedo que tengo de decepcionar a los que me importan. Sin embargo, no hago nada para apaciguar ese miedo y poder sentirme mejor conmigo mismo. Me doy mucho a los demás, y eso a veces me hace que pase una mala pasada intentando olvidar a las personas que tanto tiempo dedique y di confianza. En cambio, como todo en la vida, hay personas muy íntimas, como tú Marsh, que se puede hablar de cualquier tema que sé que me van a escuchar. O, gente que es muy sabia y están, pero no siempre los ves o como les llamo yo “amigos fantasma”. Pues, esos “amigos fantasma”, son los que más debemos admirar, los que saben gestionar su tiempo de tal manera que consiguen obtener una vida completa y satisfactoria. Les da tiempo a hacer muchas cosas y cuando necesitas consejos, están ahí. Y, sobre todo, dan tiempo al tiempo y saben cuándo es conveniente esperar y cuando no. En estos días, no sabes lo que me encantaría poder aprender eso, no estar sufriendo de aquí para allá por gente que no merece la pena o que no me han tratado como yo esperaba. A veces es muy difícil quererse a sí mismo, y más aún si no tienes completa tu vida y necesitas a gente para entretenerte como lo que estamos haciendo en Instagram con el papel higiénico o con los dibujos de hortalizas. Lo que quiero decir, es que quiero intentar lo que hacen esos “amigos fantasma” y para ello se requiere mucha fuerza de voluntad, y quiero que estés conmigo en todo el proceso, y por eso también te invito a hacerlo. En vez de pensar como enganchar al público con nuestras palabras y así ganar más seguidores o que nos llenen los comentarios de la gente y sonreír al escuchar que la gente les gusta nuestro rap o nuestro contenido en general. Lo que quiero hacer, es no necesitar la aprobación de nadie para poder sentirme feliz con lo que hago. No tener que depender de una red social y de la gente que está en ella cuando me aburra. Si no, cuando me sobre el tiempo. Es decir, solo utilizarlo por simple interés de mantenerme al tanto de lo que pasa, no porque no sepa cómo encontrarme a mí mismo y por tanto depender y malgastar horas y horas inútilmente. No digo que la gente que dedique mucho tiempo a las redes no tenga completa su vida ni tampoco que la gente que está en las redes no me complete, pero sí que es cierto, que no sabemos cuánto tiempo durarán esas amistades. Y mientras tanto para ser suficientemente fuertes, y poder sobrellevar el momento que cambiarán ese tipo de relaciones, necesitamos hacer este tipo de cosas que te he dicho antes. Ya que, si te das cuenta todas las actividades propuestas para quitar el aburrimiento, ya nos está condicionando a hacer cosas solamente para el público y para hablar con otros y así poder estar “entretenidos”. Pero en verdad, eso no me completa. Es más, pensándolo ahora, mi padre me había dicho de jugar a las cartas con él, creo que esta vez tendré yo la iniciativa y se lo preguntaré a él. Además, que yo debería ser el que se lo pregunte, él tiene el tiempo más limitado y sin embargo propone actividades para estar juntos. ¡Ya sé, eso será lo primero que cambiaré! 

Una persona querida me dijo una vez: 

“serás recordado por lo que haces por los demás, no por tus ralladas sobre cosas sin importancia que al final no llevan a ningún lugar”. ¿Lo recuerdas? Lo escribimos apenas unos meses y, sin embargo, poco caso le hemos hecho. Si lo piensas por un momento, ¿de qué nos sirve el rap, si lo que decimos que haga la gente no lo hacemos nosotros? Sinceramente, en esto tenemos que ser egoístas y empezar a pensar en nosotros mismos. Lo que quiero decir es que los consejos que damos a la gente con nuestras letras, deberíamos nosotros ser los primeros en tomar nota de ellas y aplicárnoslo. Que te parece, ¿lo hacemos? 

-Marsh se ha desconectado hace 5 minutos- 

– Jope, este Marsh… Bueno, y ¿vosotros lo vais a hacer conmigo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s